Gestión Integral

En muchos casos la entidad titular de una instalación deportiva opta por delegar la gestión íntegramente a una empresa especializada que se hace cargo, con un alto grado de autonomía y por un periodo limitado de tiempo, de toda la responsabilidad del funcionamiento y de los servicios.
En estos casos los servicios se organizan de acuerdo con los ámbitos siguientes:

  • Atención al público y administración
  • Programación técnica y oferta de servicios y actividades
  • Imagen, marketing y comunicación
  • Mantenimiento y limpieza
  • Recursos humanos
  • Económico - financiero
  • Prevención de riesgos laborales
  • Calidad

Los aspectos más importantes en la Gestión Integral

  1. Las líneas estratégicas y las directrices vienen marcadas por la Administración o entidad privada que contrata los servicios.
  2. Existencia de un control compartido por la entidad contratante y la empresa de servicios. Para llevar a cabo este control es conveniente crear una comisión de seguimiento formada por representantes de la entidad deportiva y de la empresa de servicios que realiza la gestión.

La gestión integral ofrece un amplio abanico de ventajas tanto por la parte contratante como por la contratada, entre las cuales destacamos:

  1. La entidad pública o privada que opta por la contratación de una empresa de servicios deportivos obtiene rendimientos económicos, sociales y deportivos, sin un coste económico adicional. Además, una gestión de este tipo ofrece la posibilidad de marcar las directrices, exigir calidad y ejerce el control deseado.
  2. La empresa de servicios desarrolla la gestión económica que le permite obtener circulante y de esta forma evitar las tensiones de tesorería provocadas por el retraso en los cobros. Otro factor importante es la posibilidad de establecer una relación ágil con los proveedores y las entidades que intervienen en la gestión.

Debemos destacar que el tratamiento global de todos los aspectos que intervienen en el funcionamiento general de la gestión permiten alcanzar una gran coherencia en todas las acciones. Por este motivo una gestión integral garantiza el rendimiento social, económico y deportivo de la instalación.